20080818

250 años son muchos dias


Alicia

La expectativa de vida es una estadística que determina en el momento del nacimiento de un ser humano cual es la posibilidad de supervivencia y cuál es la edad a la que el promedio de personas con determinadas características (fecha de nacimiento, sexo, ubicación geográfica, etc.) debiera llegar en caso de no tener una muerte violenta. En mi caso ese número es 64 años. En el caso de un niño que nace en estos momentos con características similares a las que yo tuve al nacer es de 73. Eso es lo que las estadísticas puras dicen.

Leyendo el trabajo de investigadores, ingenieros y científicos vemos que en el caso de que yo pudiera variar algunos de los factores (fundamentalmente el dinero que poseo y el lugar donde vivo) podría acceder a tratamientos y tecnologías que en estos momentos (y considerando un comienzo de tratamiento a mis 50 años) podrían elevar mi expectativa de vida a 250 años en forma razonable, la inmortalidad en una optimista visión de los avances en biotecnología para 200 años después de iniciado el tratamiento.

Entonces, en términos concretos, millones de personas que viven actualmente tienen una posibilidad razonable de conocer la eternidad.

Es en este punto en el que, al presentarse este escenario, se empieza a elucubrar sobre las posibilidades que me permitiría el vivir eternamente. Pero el análisis secundario sobre las implicancias que tendrá el advenimiento de dicha tecnología es el que, en mi caso personal, encuentro importante. Es como soñar con ser millonario pero no plantearse los problemas de serlo (aunque en ningún momento piense que no preferiría ser millonario o inmortal).

Hoy, 18 de agosto del 2008, tengo 29 años. Hay 19 guerras actualmente ocurriendo. La esperanza de vida en Angola es de 36 años. Una mujer mato un bebe lanzándolo por una ventana de un cuarto piso en Italia por celos. Aun no se realiza el juicio contra el Khmer Rouge en Cambodia después de 11 años de deliberaciones. Pandora anuncia su cierre por deudas de licencias musicales.

Se han roto 73 marcas mundiales desde el comienzo de las olimpiadas. Google anuncia que disponibilizara el IPhone en Turquía. El LHC continúa en pruebas para los experimentos reales en 2 meses más. Science Magazine celebra que prontamente se utilizara tecnología de combate contra el spam en la digitalización de textos de las bibliotecas.

Hay dos mundos. Y la tecnología hará que estos mundos estén más distantes. Y la pregunta que se me plantea es si los recursos los gastamos en continuar con la búsqueda de la inmortalidad para uno de los mundos o buscamos que ambos mundos puedan vivir dignamente primero y luego vamos por la inmortalidad. Teniendo en cuenta el haber trabajado durante años en proyectos de intervención social y que el estado pagara muchísimas horas de capacitación para mi, debo reconocer que la solución no creo que sea esperar al resto. Y esto, no importando cualquier racionalización con que quiera justificarlo, es principalmente porque yo quiero ser inmortal.

Y es aquí donde realmente empiezan a existir las consecuencias. Porque ya no es solo una serie de hechos y factores que determinen inequívocamente que ese es el camino que hay que tomar. Hay una decisión objetiva por parte de algunos que pretendemos, en caso de ser posible, acceder a los medios y procedimientos necesarios para extender nuestra vida.

Entonces, sean los probables 250 años o la ansiada inmortalidad, cada día que viva tendré que asumir la responsabilidad de haber dejado, en el mejor de los casos por omisión, de preocuparme de África. De no preocuparme de los muertos en las guerras, de la falta de educación que aumenta la brecha de desarrollo en mi país (sea cual sea el país que haya elegido como residencia) o angustiarme con el niño que me pide una moneda para comer a la salida del restaurante. También deberé preocuparme que las políticas sociales del gobierno de turno sean lo suficientemente beneficiosas para callar al pueblo, mientras cuido la inversión en tecnología que me beneficiara a mí, solo a mí y a mi ansiada inmortalidad.

Porque no vayamos a ser tan ingenuos de pensar que CONICYT y sus becas apuntan a mejorar la calidad de vida de aquel niño que duerme en un hogar del SENAME. No se nos ocurra justificarnos que “cualquiera puede” por el único caso que he visto de un tipo que salió de un liceo y que termino haciendo una beca de doctorado en EUA. Pan para un mundo, diplomas para el otro. Y mientras ellos tengan pan, pues mi conciencia estará tranquila y dormiré bien las 80.500 noches que me queden.

Por eso te escribo Alicia, para contarte que no todo es bello al otro lado del espejo. Y para que no saltes de felicidad al conocer el espejo y ver que hay una fiesta al otro lado. Porque ese espejo también refleja el mundo que estas dejando.

Y nunca dudare de que de todas formas vayas a cruzar el espejo.

3 comments:

F said...

veo una sociedad donde inmortales y mortales conviven, a los inmortales les gusta narrar historias acerca de los viejos muertos que marcaron sus vidas y todos, en especial los mortales, escuchan atentos esas historias, pero no todos logran darle un nombre al extraño tono de la narración, lleno de curiosas inflexiones, de extraños énfasis, de imperdonables olvidos... cierta falta de "humanidad" admiten muchos luego de sus encuentros con los inmortales, pero nadie dice nada, porque nadie sabe que es la "humanidad" y siguen escuchando, atentos como siempre, los increibles relatos de los inmortales, yo no sé qué es lo que han perdido los inmortales, yo no sé si acaso importe, pero sí sé que lo que busco (en mi y en otros) son aquellos actos que lidian con la muerte y que fuerzan los límites, tener mil años para reprodcr dichos actos no representa ningun desafio, qué aburrido, qué facil alcanzar los limites en tanto tiempo.. no, es mejor vérmelas con las escasas decadas que me quedan, forzarlas hasta el vertigo, sin olvidar nunca que la vida es una cuestion de vida o muerte, sin olvidar nunca que el mundo cambia sólo cuando tiene una pistola en la cabeza..

claro, un balazo en la cabeza seguirá siendo un hecho concreto, sé que no hablan de invulnerabilidad, pero eso no es relevante, lo relevante es la disposicion a la inmortalidad, disposicion que habla de muchas cosas pero sobre todo de miedo a no ser, no quiero ni pensar en ejemplos de personas en las que ese miedo es aun mas grande, prefiero pensar en los otros, en aquellos que toman a ese miedo y lo convierten en lucha, en arte, pero sobre todo en los que lo convierten en riesgo y se sumergen una y otra vez en aquello que saben tarde o temrpano los matará.. podrian sumergirse mas tranquilos si fueran inmortales? si, pero creanme que lo que buscan no es tranquilidad...

felices los inmortales que aspiran a verlo todo, a aprhenderlo todo! pero mas les vale que no llegue el dia en que muera el ultimo hombre y solo queden ellos para mirarse a si mismos..

bueno.. hayá ustedes señores editores, nos veremos por ultima vez en unos 60 años y ese dia nos reiremos de buena gana, como debe ser.

tsuresuregusa said...

F, me hicste acordar al otro F, ese q murio hace algunos años. El de los dientes chuecos y la cabeza grande.

Cuando pase en metro por el hospital de la salpetriere, y vi esos muros viejos, gastados, donde francisco trabajaba en sus tontos experimentos, me puse a llorar. Porque ya no estaba. Nunca mas.

Y pienso en q se murio antes. En que todos nos vamos a morir antes de decir lo que queriamos decir o encontrar lo que andabamos buscando.

Aunque viviera 250 mil años, la entropia finalmente acabara con todo.

Me gustaria estar ahi para verlo.

F said...

estimado Plax
nadie sabe lo que esta buscando hasta que lo encuentra, nadie sabe si otro, en alguna calurosa tarde del Congo, lo ha encontrado minutos antes de morir, lo que quiero decir es que el espiritu de los hombres no sabe de magnitudes y un millon de años no deparan necesariamente lo que lo hará mas grande, mas fuerte o mas feliz, yo no sé, tu no sabes, si F.V. murió conforme o esperando algo más, yo no sé, tu no sabes, si todos morimos antes.. pero creo que la extraña facultad de emocionarnos con lo juegos de la luz del sol habla de cierta capacidad para encontrar aquello que esperamos en cualquier lugar, en cualquier momento, sí, habrán inmortales que sentirán algo cercano al extasis cuando vean como la entropía lo devora todo, pero te aseguro que no serán pocos para los que esa plenitud no será mas que la sombra de lo que sintieron al sostener por primera vez a su hijo o cuando, a los 15 años, se dieron cuenta que la forma de una telaraña reproducia las ondas de una piedra cayendo al agua vista en el sueño de la noche anterior... y aunque tal vez me equivoque, yo prefiero contarme entre los segundos, eso es todo..

saludos
F